La Marcha Nórdica: buena para tu cuerpo, y también para tu mente

La Marcha Nórdica: buena para tu cuerpo, y también para tu mente

Que el deporte es bueno para la salud es algo de sobra conocido por todos, por consiguiente la Marcha Nórdica es buena para tu cuerpo, y también para tu mente. De hecho, hay beneficios más que demostrados para el estado de salud del cuerpo y la prevención de muchas patologías. Pero investigaciones más recientes apoyan también la necesidad de considerar el ejercicio físico como una terapia eficaz en enfermedades psiquiátricas, como los tratamientos psicoterapéuticos y los farmacológicos.

Cualquiera que haya realizado algún tipo de ejercicio como la Marcha Nórdica habrá notado la sensación placentera que se produce después del mismo. Se asocia a la liberación de endorfinas, sustancias naturales que producen sensación de bienestar, así como a la liberación de estrés muscular. Pero, además de estos efectos inmediatos, los estudios recientes apoyan que la práctica regular de ejercicio aporta beneficios psicológicos importantes. En primer lugar mejora la atención, concentración y memoria, por lo que puede ser una ayuda en estados de agotamiento y fatiga en todas las edades. Es destacable que, en niños y adolescentes, puede mejorar el rendimiento escolar; y en ancianos, prevenir la aparición de deterioro cognitivo por estos efectos sobre el funcionamiento intelectual. En diversos estudios e investigaciones se ha manifestado la importancia del ejercicio físico como herramienta útil para la prevención, tratamiento-control y recuperación de diferentes patologías.

La marcha o Caminata Nórdica mejora también el estado de ánimo, la motivación y la iniciativa, y es efectiva disminuyendo los niveles de ansiedad, por lo que podría considerarse un “antidepresivo natural”. Ayuda en la recuperación de sucesos estresantes, en conseguir un buen manejo de las emociones y en la capacidad de tomar decisiones. Nos hace más activos y productivos sin activar los sistemas de alerta y la liberación de cortisol, mecanismos relacionados con la producción de ansiedad. Por ello, permite una regulación natural del apetito y el sueño, y reduce la necesidad de tomar estimulantes o utilizar tóxicos. El ejercicio forma parte del tratamiento de adicciones diversas.
La Marcha Nórdica continuada mejora la imagen que cada persona tiene de su cuerpo y favorece las relaciones sociales. Todos estos beneficios hacen que la autoestima de las personas que realizan ejercicio de forma habitual mejore de forma significativa. La práctica deportiva, además, disminuye la ansiedad en todos los trastornos que cursan con ella: trastornos de ansiedad generalizada, de pánico, fóbicos, neuróticos, adaptativos o por estrés.

¿Y por qué ‘prescribir’ Marcha Nórdica?

A diferencia de los deportes basados en equipos, la Marcha Nórdica es una actividad muy individual e independiente que se practica con bastones. El marchador persigue, sobre todo, superarse a sí mismo, conseguir mejores tiempos, retos progresivos. Es un ejercicio de concentración, crecimiento personal y desarrollo de la autoestima, sin compararse con los demás de forma negativa.
Y en el mundo que vivimos, lleno de prisas y sin tiempo para pensar, la Marcha Nórdica se convierte para muchos practicantes en una especie de meditación. Estamos acostumbrados a vivir con constantes pensamientos intrusivos, muchas veces angustiosos, como los que nos transportan a lo que se debería haber hecho y no se hizo, o bien a la lista de tareas pendientes, interminable y acuciante. Es decir, fuera del presente, hacia el pasado o el futuro. Durante el tiempo de la caminata se puede conectar con uno mismo, con el momento actual y las necesidades personales, una buena receta para mejorar la confianza en uno mismo y para una buena salud mental. En definitiva, mens sana in corpore sano… Nos sobran los motivos para practicar Marcha Nórdica.

 

Fuente de este post: Quirón Salud. Por la Dra. Elena Sanz Rivas. Aunque el post original está orientado al deporte del running, es perfectamente extrapolable al deporte de la Marcha Nórdica con las salvedades de las diferencias que ambas disciplinas tienen.

Deja un comentario

Cerrar menú